Hay muchas maneras de tocar los cojones en internet, probablemente incluso más que fuera de él. Los Troll lo hacen constantemente de forma totalmente odiosa, y siempre amparados en el anonimato. ¿Son entrañables en el fondo? Algunos dirían que sí.  Su intención llega a ser satírica, pero entrañables ya es mucho decir. El Troll sólo busca molestar y la satisfacción de la confrontación.