Si hay algo que ha fomentado la actual crisis son las reuniones en casa. Más de una Nochevieja va a a celebrarse en el calor del hogar: más barato, probablemente más agradable (ay, esas aglomeraciones…) y seguramente menos garrafón.

Lo que si podemos hacer es aprovechar para saltar por encima del manido cubata y aprovechar para ejercitar un poco la creatividad. Ahí vamos con unos cócteles de ginebra bien sencillitos y rápidos de preparar para dar originalidad al asunto de la fiesta de Nochevieja:

.En una coctelera con hielo agitar 45 ml de ginebra y 22 ml de vermouth seco. Servir en una copa de martini. Por favor, nada de limón,que mata el sabor de la ginebra: una rodaja de pepino va mucho mejor.

.Algo más elaborado y cool: En un vaso grande servir 45 ml de ginebra y 135 ml de puré de pepino (1 pepino, 90 ml de zumo de limón y 120 de azúcar líquido. Agitar bien y servir con hielo.

.Para brindar después de las uvas: 30 ml de ginebra, 1/2 sirope de pepino (1 pepino con 120 ml de azúcar líquido)y Champagne rosé en una copa alta de champán.

Que lo disfrutéis y… ¡Feliz Año Nuevo!