A pesar de la creencia popular de que el Día de la Madre es un invento reciente de los grandes almacenes, lo cierto es que es bastante antiguo.

Como tantas cosas tiene su origen en la antigua Grecia, cuando se celebraba una festividad en honor a Rhea, la madre de los dioses Zeus, Poseidón y Hades; pasando a Roma con el nombre de la Hilaria, duraba tres días a partir del 15 de marzo (idus de marzo) y se celebraba en el templo dedicado a la diosa Cibeles.

Con la llegada de la nueva religión la fiesta, como tantas otras, se cristianizó convirtiéndose en una celebración dedicada a la Virgen María.

En la Inglaterra del siglo XVII nos encontramos con el “Domingo de las Madres”, en el que los niños las llevaban regalos. En ese día especial se permitía a las criadas volver a sus casas para visitar a sus madres.

Muchos años después, en 1872, una ciudadana estadounidense llamada Julia Ward Howe populariza este día como un día dedicado a la paz.

Pocos años después, en 1905, la también norteamericana Ana Jarvis, apenada por la reciente muerte de su madre observó que los niños no solían demostrar reconocimiento a sus madres en vida y escribió a personalidades, abogados, maestros, pastores, políticos…para lanzar el proyecto de celebrar el “Día de la Madre” el primer domingo del mes de mayo, el aniversario del fallecimiento de su madre.

Su iniciativa fue un éxito y el Congreso de los Estados Unidos la aprobó en 1914. Y rápidamente, el Día de la Madre se popularizó por todo el mundo.

Así que habrá que poner un poco de imaginación para el regalo de este año, ¿no?
Un Viaje…
Una Experiencia…O lo de siempre…

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!