27 de mayo, día del Celiaco
La celiaquía es una enfermedad que provoca la inflamación del intestino delgado como consecuencia de la ingesta de la gliadina, uno de los componentes del gluten, proteína encontrada en el trigo, el centeno, la cebada, el triticale, el kamut y la espelta. Lo que se traduce en el casi 70% de los productos comercializados en el ámbito de la Unión Europea.

Pudiendo ser asintomática o sintomática, la celiaquía afecta a una de cada cien personas en España. La detección de la enfermedad comienza con la sospecha clínica para confirmarse, posteriormente, con la práctica de una biopsia intestinal, sin la cual, no puede corroborarse la enfermedad. Los síntomas que pueden provocar tal sospecha son, entre otros, la diarrea crónica, el retraso del crecimiento infantil, fatiga, erupciones en la piel, vómitos o vientre hinchado.

Ante la intolerancia al gluten, una única solución: La total ausencia en la dieta de esta sustancia. Por ello, cobra especial importancia el etiquetado en los productos indicando la ausencia, o no, de gluten, o en su caso los elementos que componen aquel. La Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE) lucha por la aplicación eficaz de estas medidas y emite, además, una lista entre sus socios de aquellos alimentos con ausencia total de gluten.

Igualmente, a la hora de cocinar se deben utilizar aparatos que no hayan tenido contacto alguno con alimentos con gluten, por tanto, en familias donde haya celiacos es recomendable cocinar con alimentos sin gluten, con el objeto de no “contaminar” los artilugios utilizados en la cocina.

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!